A Julio Roberto Gómez Esguerra: ¡gracias!

El cinco de febrero, más de un centenar de dirigentes del movimiento de las y los trabajadores, nos reunimos, vía Zoom, para hacerle un homenaje al compañero que dedicó más de cincuenta años a la organización y a la defensa de las y los trabajadores, no solo en Colombia, sino en toda América Latina y el Caribe.

Julio Roberto Gómez Esguerra nació el 15 de noviembre de 1951, en el Valle montañoso de Cachipay, entre los cerros y montañas boscosas de Cundinamarca. Desde muy joven aprendió el oficio de prensista e inició una carrera como trabajador de las artes gráficas y allí, emergió en él una constante preocupación por el devenir de sus compañeros de trabajo en una industria que sufría, a finales del siglo pasado, los embates de los cambios sociales e ideológicos, que marcaron la década del 70. Las precarias condiciones de trabajo de aquella época llevaron a Julio Roberto a participar activamente en la formación de un sindicato que garantizara la defensa de los derechos de las y los trabajadores dentro de la empresa donde laboraba.

En 1971 Julio Roberto se uniría a un grupo de dirigentes sindicales, encabezado por Eliodoro Agudelo, Efrén Delgado y Víctor Baena, que planteaba la creación de una nueva organización que consolidara a sindicatos y a sus agremiados, con un ideario colectivo de lucha y defensa que los derechos de las y los trabajadores de forma independiente y democrática, de esta manera nacería la Confederación General de Trabajadores Democráticos (que luego pasaría a llamarse Confederación General del Trabajo, CGT), organización de la que Julio Roberto Gómez sería fundador y dirigente desde el primer momento y a quien le dedicó alma, vida y corazón.

Bajo la dirección de Julio Roberto Gómez, la CGT se consolidaría como una de las principales centrales de trabajadores de Colombia, aglutinando a importantes sindicatos nacionales y a un gran número de trabajadoras y trabajadores en todo el país. Como dirigente de la CGT, Julio Roberto siempre se caracterizó por su lucha tenaz y persistente por los derechos de la clase trabajadora, siempre en un tono respetuoso pero firme. Siempre conciliador y de valores inclaudicables, Julio Roberto Gómez Esquerra participaría activamente en su papel de defensor de los derechos de las y los trabajadores colombianos, dentro de la mesa de concertación laboral, en donde se suelen definir temas clave, como el salario mínimo.

Preocupado por las y los trabajadores de América Latina y el Caribe, participó y fue parte de la Dirección Política de la Central Latinoamericana de Trabajadores, desde donde promovió el fortalecimiento y la organización de estos. Buscaba la unidad de todas y todos los trabajadores y, de manera conjunta, luchar por los derechos y demandas, para el logro de sus objetivos. Julio Roberto concebía un movimiento donde todas y todos los trabajadores fuesen campesinos, indígenas, mujeres, de la economía informal o de cualquier sector, pudiesen contar con una herramienta que les permitiera organizar la lucha para defender sus derechos.

Desde el 2017, Julio Roberto Gómez presidió la Alternativa Democrática Sindical de las Américas, ADS, a la que pertenece más de una veintena de organizaciones de América Latina y el Caribe. Tras la partida de Julio Roberto, pierde Latinoamérica a uno de sus dirigentes sindicales más representativos y de mayor prestancia, un líder sindical ecuánime y firme, siempre mesurado en su actuar. Deja en ADS, la CGT de Colombia y en América Latina en general, un vacío que será difícil de llenar.

Quien ha luchado toda su vida, tiene la certeza de que en algún momento se irá de esta vida. Ese momento llegó para Julio Roberto la noche del pasado lunes 25 de enero. Julio partió como vivió toda su vida, luchando, haciendo frente y plantando cara contra la COVID-19, una enfermedad que, en el último año, ha resultado ser letal para más de dos millones de personas alrededor del mundo.

Bertolt Brecht, señalaba: “Hay hombres que luchan un día, y son buenos; hay otros que luchan un año y son mejores; hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles”. Ese era Julio Roberto Gómez. Muchas gracias, por haberle dedicado su esfuerzo y su vida a la clase trabajadora y a los que menos tienen en este paso por la Tierra.

Hasta siempre, compañero Julio Roberto Gómez Esguerra.

Secretaria de la Central General Autónoma de Trabajadores de Panamá (CGTP).

Descargar 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »